sábado, 12 de enero de 2013

El corazón se me convirtió en un cristal

Es como si mi interior estuviese quebrajado, como si estuviera lleno de cicatrices, heridas sin sanar, heridas que yo misma me hago.

Me lleva, todo me lleva a destruirme, odiarme, el mas mínimo de los roces, como una pluma, como algo liviano, que es arrastrado, movido y finalmente aplastado. Pero, que me puede destruir mas? yo o Felipe? ambos, pero desde siempre, desde que estoy aquí,siempre he sido destructiva conmigo misma.

Pero porque todo parece botarme? Porque el miedo, el miedo a la gente, a los ruidos? Porque ya no soy como antes? El amor me hace pequeña & vulnerable, frágil?

He llegado a la conclusión que si, sacan lo escondido de mi, lo reprimido por años, los sentimientos almacenados y las imágenes de muerte inundan mi mente, es como si nacieran, gritaran solas en mi mente, es como si fuera  una película que no puedo parar, yo en el suelo, yo muerta, yo en el funeral, es como si cada situación pudiese servir para una muerte perfecta.

Y los libros, los libros me llenan de ilusiones, pero me tranquilizan, amo leer, me hacen bien, me hacen feliz, sumergirme en otro mundo aprender de las historias, pensar mas allá.

Mis papás donde lo caótico se vuelve desesperante, mi mamá nunca encuentra suficiente algo, no solo de mi parte, nunca está bien, constantemente me grita más y creo que paso a ser una carga que una hija y ni hablar de su relación con mi papá, pelean mucho, se gritan pero a la vez reprimen lo que dirán, es como si se entendieran con gritos pero acomulan lo que quieren gritar para luego liberarlo todo, para alguna vez explotar y me da miedo, pues ese momento todavía no pasa. Mi abuelita aumenta la angustia en la casa. esta desanimada, como si tuviera depresión, eso aumenta mi estado y aunque trato de hacerla feliz se me hace mas difícil todavía, porque no quiere nada, la absorbe. El ambiente aquí es denso, tenso, de angustia, de gritos, de bombas por explotar y nadie ve y nadie sabe realmente, lo que pasa, nadie sabe lo que está viviendo en estas paredes, menos yo

El frió y el miedo que siento es como si estuviese ahogándome en mis propios sentimientos que ya salidos no puedo controlar, no puedo manejar, salen explotan y florecen, no sé que hacer con ellos, todo se junta, todo salio junto, como si ya no tuviera el control, como si me hubiesen sacado algo de mi. ¿Es que los sentimientos me hacen mal y no puedo volver a ser como antes?


-Yo solo quería morirme. Demasiadas poesias quizá. Quizá eso me enredó el corazón (...) Perdí el eje- El cuaderno de Mayra

Quizá yo tambien perdí el eje por demaciados libros o demasiado amor, quien sabe. 


-Que pasó con la niña fuerte, independiente, arriesgada, indestructible?
-La destruyeron

3 comentarios:

Mariana Rojo dijo...

Hola!!
Me ha gustado mucho tu blog!! Ya te sigo!!
Me gustaría que pasases por el mío, apenas lo hice hoy :)
http://palabrasperdidasmariana.blogspot.mx/
Saludos y un beso!!

Victoria dijo...

Es tan certero este texto, y tan profundo. Me hiciste pensar muchísimas cosas, ya no se qué decir.
Sólo sé que nada es tan bueno ni tan malo como cree la gente.
Un beso!

Helen dijo...

La situación en tu casa me es familiar también.
Entre todos se aman, pero se reservan tantas cosas, las que se acumulan y cada día los destruyen un poquito más por dentro..

Ojala sea pasajero, y un día se miren a los ojos y se atrevan a decirse aquello que han callado mucho.
Ojala que tu también aprendas a quererte, a entender que mereces ser feliz. Para eso nacemos, para descubrir el como.